Que  Steve Jobs sea un líder ejemplar para todos no es una cuestión que se discuta. Y estos días  vamos a conocer muchas de sus cualidades como líder, los medios de comunicación se encargarán de ello. Veremos , leeremos o escucharemos  sus frases de Stanford o entrevistas cada vez que entremos en un blog, periódico digital o informativo de radio o televisión. Y llego a creer que psicológicamente puede crear una pequeña revolución en las motivaciones por emprender, por esforzarse y disfrutar del trabajo. Será más impactante en algunos países que en otros, pero la habrá, no me cabe duda.

 

Los líderes generan esa admiración que intentas imitar de cualquiera de las formas y a tu nivel.¿Os acordáis cuando veíamos una peli de vaqueros de pequeños? Terminada la película todos queríamos ser vaqueros, unos con pistolas y estrellas de sherif, y otros con armas de madera. Con Steve pasa más o menos lo mismo, cuando le ves hablando en Stanford, o cuando le recapitulan su vida en estos días, generan una admiración digna de imitar, una sensación de que yo también puedo hacerlo así de bien en mi trabajo,  en mi negocio o profesión.

Y es cierto que todos podemos hacerlo, pero motivarnos no es sólo escuchar unas frases y ponerlas en marcha. Motivarnos a ese nivel genera otros aspectos que debemos tener más en cuenta si cabe. Lealtad a tu trabajo,  sacrificio continuo, pasión por lo que haces, aunque de esa pasión pierdas muchas cosas con las que disfrutabas en tu vida.

Por ello cuando hablamos de motivación debemos hablar de las motivaciones positivas, pero también de lo que vas a sacrificar si te involucras en los proyectos. Y una vez que los evaluemos todos,  elegir. Elegir lo que deseamos para nosotros mismos, y quizás lo más importante para los que nos rodean. Saber cuáles son mis metas no mañana sino dentro de 10 o 15 años es lo que va a permitirme tomar la decisión adecuada.

Y así lo hizo Steve, no os creáis que un lider sale así de la nada o porque a los 6 años se fuera a vivir a Palo Alto y asistiera a clases con ingenieros de HP. Steve como muchos de nosotros en él,vió en esas clases las motivaciones y la idea de lo que quería ser y trabajó siempre en ese camino, uniendo lazos del pasado para crear su futuro, disfrutando del diseño del ordenador con un tipo de caligrafía que aprendió en el pasado, y con la idea clara de que la vida era suya y no iba a vivir la vida de otros.

Pero también exigiendo lo máximo a cada uno de los trabajadores de los que se rodeaba para sus objetivos, y exigiéndose el máximo a él mismo día a día. La motivación se compone de esos dos aspectos que debemos equilibrar para conseguir nuestras metas, y que cuando alguien lo consigue de manera ejemplar, genera un deseo de imitación inigualable.

Escribir comentario