Lo que ChatGPT y Amazon pueden hacer por posicionar tu producto, además de otras cosas

Hay un libro maravilloso, llamado «Small Data», escrito por Martin Lindstrom, donde nos cuenta su experiencia como consultor en varios casos de éxito que ha llevado a cabo gracias a la observación del cliente no desde el big data, sino desde la observación de los pequeños detalles que ocurren en la vida de sus posibles clientes. Saber observar lo que sucede en tu entorno o el entorno elegido es una acción que la IAG nunca podrá hacer ( o por lo menos en los próximos años). Llegar a conclusiones sobre esa observación de lo que sucede y el cómo utilizar esa información, es una acción que dependerá y muy mucho del ser humano.

No sé si, por ejemplo, seguro que sí, has observado la relación directamente proporcional entre la subida abismal del precio del aceite y el aumento de las freidoras sin aceite. Suele pasar que las disrupciones innovadoras convergen cuando la sociedad sustituye una forma de hacer por otra y esta última se mantiene el suficiente tiempo  para que se socialice y nos habituemos a ella. De momento, ya os digo que el precio del aceite no bajará en mucho tiempo.

La observación siempre ha sido un característica fundamental de las personas que se dedican al marketing o al desarrollo del producto. Saber interpretar la información que sucede a nuestro alrededor nos permite mejorar la forma de comunicarnos con los consumidores y la mejora continua de nuestros productos.

Allá por el año 2015, en un «One Boarding Day» de los que organizaba Amazon de forma presencial en sus oficinas centrales,  y donde subíamos los productos a plataforma Seller Retail, se nos explicó la importancia de cada uno de los factores que componen la página del producto dentro de Amazon y la segunda causa de conversión en la decisión de la compra eran los comentarios de las personas que ya habían comprado ese producto. Hoy en día, casi diez años después, sigue teniendo la misma importancia, aunque algo desvirtuado o bien porque los comentarios negativos suelen ser más útiles que los positivos, o bien porque el producto está demasiado «dopado» con comentarios de «top voices» del programa Vine de Amazon.

Sin embargo, la recopilación de los comentarios tanto de nuestro producto, como comentarios de productos similares de la competencia, ya sea directa o indirecta, o productos sustitutivos a los nuestros, nos va ayudar y de qué manera a mejorar el nuestro. La capacidad de observar estas tres lineas deben ser la base de la mejora continua de nuestros productos. ChatGPT, Gemini, Copilot o cualquiera de las herramientas de IAG que actualmente tenemos a nuestra disposición, nos va ayudar a organizar todos esos comentarios y a poder llegar conclusiones realmente claves, no sólo para la mejora en el posicionamiento de Amazon, sino en la mejora de nuestro marketing y producto de forma general. Si utilizamos Hellium 10 o cualquier herramienta de gestión de cuentas Amazon, nos permitirá manejar los datos de forma más rápida y precisa en el ChatGPT o cualquiera de las otras IAG, pero con un simple copia y pega de los comentarios podría ser más que suficiente.

A la herramienta de IAG, una vez le tengamos introducidos los datos de los comentarios, podemos pedirle todas las cuestiones que se nos ocurra: selección de los comentarios positivos y negativos, causas de cada uno de ellos, comparaciones de nuestros comentarios con las distintas competencias, comparaciones de perfiles para hallar targets de mercado, dónde deberíamos mejorar, producto, envío, packaging, paquetería, precio, palabras claves y un largo etc.

Nunca hemos podido observar con tanta claridad y orden, pero insisto en que la observación debe partir de los datos pero debe ser los profesionales los que deben llegar a conclusiones del cómo actuar. Sin duda alguna, al igual que en otros muchos sectores, la IAG y el marketing se han  cruzado y de qué manera en el camino, el factor humano es el que marcará la diferencia en las decisiones.

 

Escribir comentario