Caso real de la matriz DAFO numérica

Los primeros pasos en el desarrollo estratégico de las empresas suelen sorprender porque realmente no se utilizan herramientas que en un principio puedan parecer muy complicadas y esto sucede porque la estrategia debe estar basada en dos aspectos fundamentales; uno es la simplicidad de las acciones y otro es la capacidad de toma de decisiones correctas en momentos claves. En este sentido creo que la clave para desarrollar una buena estrategia en nuestra empresa está en la capacidad de análisis del mercado al que nos enfrentamos y no tomar ningún tipo de decisiones sin haber analizado la información que hemos obtenido en ese estudio.

Una vez que tengamos analizada esa información una de las herramientas que podemos trabajar  y que nos sirve como punto de inflexión en el desarrollo de nuestra estrategia es la matriz DAFO. Más de uno conocerá esta matriz, pero hoy quisiera ir un paso más allá enseñaros cómo la trabajo yo de forma numérica en la consultoría y como es clave para la toma de decisiones en la empresa, ya que no sólo me marca acciones de marketing, sino toma de decisiones en el desarrollo y funcionamiento de la empresa.

Lo primero que debemos hacer es definir cuáles son cada una de mis debilidades, fortalezas, amenazas y oportunidades. Esta acción debe estar basada como hemos dicho en el estudio previo de mercado y análisis del entorno y debe ser muy metódico y tomando en consideración cada una de las opiniones del equipo que estéis trabajando la estrategia. Aunque parezca una idea simple la mejor forma de distinguir debilidades y fortalezas de amenazas  es que debemos pensar  siempre que las debilidades y fortalezas son las características que me definen como negocio, y que las amenazas y oportunidades están tanto para mi empresa como para el resto de empresas.

Lo segundo que debemos hacer es comparar cada una de las debilidades y fortalezas con cada una de las amenazas y oportunidades, y para hacer esta comparación utilizaremos una escala numérica que no dede pasar del 3 en positivo y bajar del -3 en negativo, es decir utilizaremos ( -3 -2 -1 0 1 2 3 ) el cero lo utilizaremos cuando la comparación de un parámetro con otro no afecte o no tenga nada que ver y sea incomparable, los negativos lo utilizaremos cuando un parámetro perjudique al otro el positivo cuando lo favorezca, en base al grado de afectación elegiremos un número u otro.

Una vez hagamos esta comparación lo que debemos hacer es sumar en horizontal la matriz y obtendremos unas cantidades a las que las tres más altas llamaremos competencias claves, es decir queda demostrado si la matriz está bien hecha que somos fuertes ante el mercado y respecto en la competencia en esas fortalezas.

Si en vez de hacer la suma en horizontal, hacemos la suma en vertical obtendremos las llamadas oportunidades estratégicas, es decir las oportunidades que debemos atacar y en las que en la comparación con nuestras competencias son las oportunidades en las que es dificil que fallemos.

La clave fundametal es atacar las oportunidades estratégicas con nuestras competencias claves, elegid dos o tres comptencias claves, las más altas, y atacad dos o tres oportunidades estratégicas, las más altas. De esta manera y si está bien hecho está definiendo perfectamente tu estrategia.

Os dejo un caso real  de un DAFO trabajado en una empresa constructora de rehabilitación consultada por mí

Paralelo a esta acción de atacar las oportunidades estratégicas con las competencias claves, trabajaremos la estrategia CAME del DAFO, es decir debemos generar puntos de vigiliancia y actuación  con cada uno de los parámetros, teniendo siempre claro lo que hacer con ellos.

  • Las DEBILIDADES debemos corregirlas
  • Las AMENAZAS debemos afrontarlas
  • Las OPORTUNIDADES explotarlas
  • Las FORTALEZAS mentenerlas

Escribir comentario